Entender de dónde viene y a dónde va el dinero de nuestros gobiernos estatales puede ser más sencillo de lo que parece.